Ya hemos llegado a la Asia real. Estamos en Jakarta

El año pasado hicimos el trayecto inverso. Primero estuvimos en la Conferencia Esomar en Ho Chi Minh (Vietnam) y luego fuímos a Singapur. Ho Chi Minh nos gustó mucho por su autenticidad al mismo tiempo que nos deslumbró toda la modernización que está viviendo partiendo de un nivel de desarrollo muy bajo. Recuerdo que al aterrizar en Singapur, mi primer tuit fué algo así como: “Viaje en el tiempo: en 2 horas de vuelo pasamos de 1945 al 2025”.

Tras nuestra llegada a Jakarta, puedo reeditar el tuit cambiando las fecha por “de 2025 a 1975”. La llegada al aeropuerto de Jakarta ya nos dió las pistas: Necesidad de comprar el visado por 25 USD haciendo una cola de 40 minutos. Tras la compra del visado, cola desordenada durante 1 hora y 15 minutos. Pensad que era domingo al mediodía y sólo había aterrizado nuestro avión!. En la zona de recogida de maletas ya reconocí lo que me esperaba: multitud de trabajadores públicos uniformados sentados, sin hacer nada, o hablando entre sí; porteadores de carritos ofreciendo llevar la maleta y, por último, la salida con la maleta pasando un control de seguridad. Atención, en este control de seguridad, 3 pantallas gigantes pasando un clip en el que una chica es descubierta con drogas en su maleta. De malas formas es increpada, esposada y llevada a interrogatorio donde un policía malcarado, avasallándola, profiere todo tipo de amenazas. El objetivo, ya os lo podéis imaginar.

Cambiamos dinero. 1 euro equivale a 17.000 rupias. Saco 1 millón de rupias. Hoy somos millonarios!. Taxi y hacia la ciudad. El aeropuerto está a 40 Kilómetros de la ciudad. Tiempo y recorrido suficiente para ir aterrizando en el país. El taxista muy simpático nos ofrece todo tipo de explicaciones. Lo primero que nos sorprende es el parque automovilístico. Toyota domina la escena, pero no con modelos antiguos y baratos. El parque móvil que vemos es de muy alto nivel. Lo segundo que me sorprende es el buen nivel de la calzada de las autopistas. Parece muy nueva.

Indonesia, proveniente del latín “indus” (India) y “nesos” (isla). Cuarto país más poblado del mundo con unos 240 millones de habitantes. De mayoría musulmana (87%) es el país musulmán más poblado del mundo. Ellos dicen que son musulmanes light, amigables. En las últimas elecciones el partido musulmán radical consiguió el 7% de los votos. País de una enorme diversidad: más de 17.000 islas, 1128 etnias, 546 idiomas y dialectos, vive un boom económico totalmente perceptible en la capital. En los últimos 6 años ha triplicado su PIB y han entrado de lleno en la burbuja consumista y de construcción (otro capítulo que me es familiar)

En Indonesia el respeto al líder, como hemos visto en anteriores posts, también es fundamental. El seguidismo al líder es total con lo que perfectamente podemos hablar de caciquismo. Si combinamos caciquismo con una economía acelerada tenemos el resultado que todos conocemos: corrupción. Ya en Singapur nos han hablado del altísimo nivel de corrupción en todos los niveles del país. En ésto iba pensando conforme iba comprobando el buen estado de la carretera y la aproximación al skyline jakartí.

El Skyline. Es evidente que en esta parte del mundo, los países compiten en la construcción de rascacielos. Ya sé que por la gran cantidad de población que tienen no les queda otro remedio que la construcción en vertical. Dicho ésto, percibo un fenómeno de “nuevo rico” muy intenso que les lleva a competir en diseño y modernidad. Y en el fondo no me gusta. No me gusta avanzar por la ciudad y ver cómo se despersonaliza. No encontrar un centro de ciudad auténtico formado por un legado de la historia que permita entender la evolución de la sociedad. Los holandeses estuvieron aquí por más de 300 años hasta que en 1942 los japoneses los expulsaron. No queda nada. ¡Nada!. Los rascacielos y grandes avenidas son el signo del progreso. Grandísimos centros comerciales dominados por Carrefour (ya he visto 3) y anunciándose las grandes marcas que encontramos en cualquier parte del mundo. No me gusta pasar por un cinturón elevado que cruza el centro de la ciudad en medio de rascacielos y dudar entre si estoy en Shanghai o en Jakarta. Es la carrera del desarrollo. En cierta manera sientes el derroche. Ciertamente, un cielo gris permanente por culpa de la polución ayuda a pensar así.

El papel de la minoría china

La minoría más poderosa es la china. Comentan que es el 5-10% de la población. El estrato social más rico al mismo tiempo que mal visto. El papel que juega la etnia china en el Sudeste Asiático es muy interesante. Son la minoría dominadora económica a la vez que “rechazados”. En Malasia, por ejemplo, son aproximadamente el 25% de la población. La mayoría musulmana se está radicalizando, ya es mayoría en el gobierno y les están haciendo la vida imposible. Incluso les están invitando a marchar. Siempre me hacen pensar en el papel que han jugado los judíos en Europa. Estoy indagando sobre este tema a ver si saco alguna conclusión. Os traslado algunos inputs que he recibido. El primero, es frecuente que se les llame “cerdos chinos”. El dictador Suharto, el Franco de aquí por longevidad e impacto social, los protegía porque era la comunidad próspera. Y ¿por qué eran los prósperos?. Me comenta un indonesio que vive en Holanda que eran los prósperos porque tenían prohibido dedicarse a la política, ejército y a la enseñanza, con lo que se centraron en los negocios.En Jakarta estaremos poco. Marchamos mañana martes por la noche, con lo que no me podré extender demasiado.

Apertura del Congreso Esomar APAC

Ya empezó este domingo la Conferencia Esomar con el cocktail de bienvenida. En este cocktail me encontré con un número nada despreciable de europeos. En total el número de participantes supera los 300 y es posible que el 20% seamos europeos y australianos. En unos minutos acabaré de confirmarlo. Dicho ésto, esta conferencia es muy estimulante por la diversidad de razas, idiomas, culturas y maneras de hacer. La primera lección es cómo entregar la tarjeta, al estilo nipón. Darla cogiéndola con las 2 manos, pies juntos, una sonrisa y ligera reverencia.

La conferencia se presenta muy interesante. A nivel de Esomar tenemos un “scoop”: Pravin Shekar, Presidente de Krea y el indio más internacional del sector (lo encontramos en todas partes) y ruidoso (su escandalosa risa se percibe desde cualquier rincón) se postula para ser el primer Presidente asiático de Esomar. Y no tengo ninguna duda de que lo será.

Hoy empezamos el Congreso de forma efectiva. Tenemos varias citas con interlocutores asiáticos e intentaremos asistir a alguna conferencia. Iremos contando más. Hasta luego.

Privan, el probable futuro Presidente de Esomar dirigiéndose al público

Privan, el probable futuro Presidente de Esomar dirigiéndose al público

20140511_192547 (1)

Anuncios