¿La educación en Singapore prepara a los jóvenes para la vida laboral?

En la preparación de este viaje nos hemos informado sobre distintos aspectos de los distintos países así como hemos estado atentos a su actualidad. Sin ninguna duda, la información más tristemente impactante ha sido el hundimiento del ferry en Corea.

La lectura de este artículo aparecido en La Vanguardia el pasado Lunes 5 nos impactó. El corresponsal describe cómo una gran cantidad de estudiantes coreanos fallecieron por la simple razón de que esperaron pasivamente que una autoridad les indicase cómo proceder. Indagamos un poco con nuestras fuentes coreanas y nos dieron más detalles. Resumo la conversación en 3 conclusiones:

  • El viaje que realizaba este grupo estudiantil es muy común en Seúl como anual salida escolar.
  • Los estudiantes de clase media lo hacen en avión en 1 hora, los de clases de menor poder adquisitivo utilizan el ferry que tarda 8 horas.
  • El sentido de jerarquía y obediencia a la autoridad impidió a los escolares tomar cualquier tipo de iniciativa.

En nuestras primeras conversaciones con profesionales europeos afincados en Singapur apareció de forma continuada otra “idea-fuerza”: “los jóvenes singapurenses son muy malos directivos, no encontramos ejecutivos locales. Son muy trabajadores y muy buenos en lo que hacen, pero no tienen iniciativa. Tienen que ser liderados. Por este motivo, las multinacionales atraen europeos, americanos o australianos. Los singapurenses se quejan porque les “roban” los buenos puestos hasta el punto de que el Gobierno ha introducido un cupo de contratación local por cada expatriado en la empresa”.

Ligando ambas piezas de información, durante el día de hoy, en los distintos encuentros que hemos tenido hemos inquirido un poco sobre el sistema educativo y el sentido de Jerarquia /Obediencia. Hemos tenido la gran suerte que ofrece este país; la de encontrar una gran diversidad de interlocutores: singapurenses de origen chino y malayo, educados aquí o en su país de origen, indonesios y una directiva catalana.

Como muestra, hay que empezar diciendo que es pequeña. Está claro que las conclusiones que aquí podamos apuntar son simplemente ideas recogidas a vuelapluma, perfectamente rebatibles por personas con conocimiento de causa. Tomadlas como tales, como pistas de conocimiento que intentaremos ir complementando.

Para empezar os diré que abrir este tema de discusión conlleva hablar de muchísimos otros aspectos. Las diferencias entre países es muy importante dada las distintas situaciones político-económica-religiosas y de composición racial de cada uno. Otro día os contaré aspectos impactantes de Malasia e Indonesia. Ahora me centro en el aspecto educacional – salida profesional.

Singapur es un país joven. El año que viene cumple 50 años. Os recomiendo que leáis un poco de su historia. Tras la descolonización británica en 1959, se afilió en la Federación Malaya en 1963, formando Malasia. Singapur, de mayoría china, chocó con la desconfianza de los malayos que veían cómo la prosperidad china amenazaba su control de la Federación. Fue en 1965 que el Primer Ministro y el considerado “Padre” de Singapur, Lee Kuan Yew apareció en la televisión y, con lágrimas estilo “Arias-Navarro” comunicó a sus paisanos que los habían expulsado de la Federación y que, a partir de ese momento, tenían que buscarse la vida. ¡Bendita expulsión! (recordadme que otro día siga este hilo).

El hecho de crear un país de cero provocó que todo el peso de la Historia recayese sobre esa generación. Viéndose un país pequeño, frágil, sin recursos naturales, se volcaron en progresar, en crecer, en ser competitivos. La ambición era muy alta y se esforzaron al máximo. La cultura del esfuerzo está en el ADN de la etnia Han. Éxito, felicidad y riqueza es un trinomio inseparable. Esto conlleva que la ambición por progresar y ser los mejores se lleve al máximo nivel.

Esta ambición la vuelcan en la educación. Quieren ser los mejores. Nos decía Yolanda Barba (ex compañera en mi etapa de TNS Worldpanel y ahora felizmente afincada en Singapore) que es muy difícil ver niños en la calle después de la escuela. No se ven niños jugando ni en la calle ni en las piscinas de los condominios (todo el día hace calor). Y ésto es porque tras la escuela empieza la segunda jornada escolar: piano, violín, danza, matemáticas, estrategias de estudio….todas las actividades que los hagan más competentes. La exigencia sobre los niños es muy alta, estresante. No llega a los niveles del Japón o Corea, pero no anda muy lejos.

Si la educación es tan estricta, ¿qué explica que las multinacionales no puedan confiar en ellos para el liderazgo?. Esta noche, cenando con una empresaria local del sector, nos explicaba lo siguiente:

  • Diferenciemos escuela de élite de la pública. Como en Inglaterra, la de élite es prohibitiva a nivel económico
  • El plan de estudios está enfocado a memorizar y repetir, no a razonar ni a crear (ésto me resulta familiar)
  • Plan de estudios encorsetado y enfocado al pragmatismo de la salida profesional directa. Incluso se realizan campos de verano del estilo: “Prepárate para superar los tests de inglés”!
  • Y, last but not least, el Informe Pisa. La biblia mundial del benchmark educativo. Nos contaba esta señora que en la escuela pública se ha eliminado la asignatura de Literatura porque los singapurenses salían en una mala posición. ¡Enfocan el plan de estudios para conseguir buena nota en este informe!. Ésto me lleva a recomendar esta lectura.

Un plan de estudios que deja poca autonomía creativa, dirigido a la competitividad profesional consigue el resultado adverso al esperado. El resultado es el de jóvenes con poca iniciativa, que no quieren plantearse el por qué de las cosas puesto que han sido acostumbrados a ser dirigidos y a obedecer de forma acrítica. Trabajar mucho, sí, pero no siempre con la certeza de que es en la buena dirección. Como decía aquél: “no hay nada más estúpido que optimizar lo que no hay que hacer”. Por suerte, la población se está moviendo y ya empiezan a cuestionar el dirigismo del Gobierno. El sistema educativo entra dentro de estas protestas.

Si has llegado hasta aquí, gracias por la lectura. Y si puedes aportarnos más información y corregirnos la aquí aportada, eres más que bienvenido a hacerlo.

Fotos capturadas en el Metro. Convención sobre “Éxito sin límites”

Imagen

Imagen

Anuncios

Comparativa de ratios entre China y los Estados Unidos

En la semana en la que se nos ha anunciado que el PIB de China superará por primera vez al de los Estados Unidos, me parece interesante compartir esta tabla comparativa de ratios económicos (y otros) entre los dos gigantes mundiales “de liderazgo único”. Añado lo de “liderazgo único” porque soy un firme defensor de que el gran gigante, todavía, es Europa, pero ni tenemos liderazgo formal ni vamos a una.

Recuerdo perfectamente la primera vez que escuché la frase: “Estad atentos con China. Lleva años creciendo al 8%”. Fué en mi primer curso de Económicas en la Universitat Autònoma de Barcelona en 1989. El profesor de Historia Económica, una de mis preferidas. En ese momento se estaba produciendo la caída del Muro de Berlín. Para los que fuímos educados en que el comunismo era “el Mal”, todo lo que quedaba al Este de Viena era desconocido. Era un agujero negro que se extendía desde Viena (con la excepción de Grecia) hasta Japón. Corea ni figuraba en el mapa. Recuerdo, de pequeño, ver en la TV fragmentos de películas checas y preguntarme cómo era posible que tuvieran cines. O encontrarme a la selección yugoslava de baloncesto con un jovencísimo Drazen Petrovic en Platja d’Aro vistiendo jeans Levi’s y zapatillas Converse y pensando que no podía ser, que en sus países irían a prisión por “consumistas”. Y lo más delirante, escuchar a Sting cantar la canción “Russian mothers love their children too”….Este era el contexto de la afirmación.

La afirmación dicha por el profesor Delgado me chocó. Me causó una honda impresión y me abrió el mapa mental de un sopapo. A esa edad yo ya tenía experiencia internacional. Había estado en Francia, Inglaterra, Estados Unidos, Italia, Suiza y algún otro país. Es decir, no estaba encerrado mentalmente en mi Barcelona natal. Aún así, el profesor Delgado me amplió de manera abrupta mi mapa mental.

Más adelante, en mis inicios por el mundo de Congresos y Conferencias internacionales recuerdo perfectamente que cada vez que algún gurú americano decía que China sería la primera potencia económica en 2050 se me estremecía la piel. No tenía hijos, pero ya me preocupaba por ellos: ¡Qué mundo se van a encontrar!”. Luego ya se empezó a bajar la predicción temporal: 2050, 2040, 2030, 2025….y será 2014. Ja hi som!

Ya recientemente, cuando todos hemos sido conscientes de lo que ha implicado la globalización del siglo XX (recordemos que no es la primera, ya antes el mundo era global y Napoleon nos advirtió sobre el tigre dormido), mi actitud ha sido totalmente contraria a la exaltación de las cifras chinas. Es decir, cada vez que otro conferenciante americano quería “épater le bourgeois” aportando una retahíla de cifras millonarias sobre los mercados chinos mi estómago se estremecía. Es tán y tan fácil!

La última y más intensa ocasión fue el pasado mes de Abril, en Wolfsburg, en la Conferencia de Esomar Automotive. Un directivo americano de General Motors se solazaba explicándonos que Europa estaba muerta y que sólo querían invertir en China, apoyando su argumento en el incremento anual de poseedores de coches en ese país. Estuve a punto de decirle “muy bien, majete, pero según las cifras que estás aportando, tu mercado más importante fuera de los Estados Unidos, todavía, es Europa”. Por muy estancado que esté el mercado, Europa es todavía el líder en valor. Hay que buscar el crecimiento, indudablemente, pero me parece estúpido despreciar a tu cliente número 1 y más cuando lo es en valor y no sólo en volumen. Aprovecho para decir que en Europa nuestro gran problema es la natalidad, somos el gigante con los pies de barro (otro post)

El gráfico es muy interesante. Para mí, los dos grandes indicadores que marcarán el futuro son el abismal diferencial en población y en el déficit/superávit por cuenta corriente. La combinación de ambos indica por dónde se irá decantando la balanza. Espero que os interese.

Bueno, recuerdo que estoy en Singapur. Primera noche, y jet lag. Empezamos mal, qué le vamos a hacer. El siguiente post lo dedicaré a desmitificar Singapore. Creo que siempre es saludable desmitificar. Hasta la próxima entrada.Imagen

 

Etapa 1. En Singapur

Ya hemos llegado. Tras 13 horas de vuelo, hemos llegado pasadas las 5 de la mañana hora local. No hemos dormido nada. Entre la excitación del viaje y el mal horario del vuelo se ha hecho difícil dormir. Dani ha mirado 6 películas y comido media despensa del avión (estoy siendo malo). Yo me he entretenido con algo de lectura, música y 2 extraordinarias películas: “12 years a slave” y “the invisible woman”. La primera, dura. Muy dura. Buena. La segunda sobre Charles Dickens y su mujer-amante secreta me ha hecho disfrutar enormemente por la calidad del inglés. Soberbio Ralph Fiennes.

En la fase de aterrizaje, si bien era noche oscura, me ha venido el recuerdo de la imagen que me impresionó el año pasado. La ingente cantidad de barcos mercantes varados o circulando frente a Singapur. Es una imagen espectacular, digna de las películas del Desembarco de Normandía o La Guerra de Troya. Esta vez hemos visto sus luces.

El aeropuerto de Singapur es espectacular. Enorme, amplio, ordenado, limpio, lleno de plantas y estatuas y muy eficiente el paso aduanero y recogida de equipajes. Una vez tienes el equipaje, la bofetada de la humedad te espera en la salida. Taxi y al hotel.

En el trayecto hacia el hotel, otro recuerdo de la anterior visita. Las avenidas perfectamente alineadas, con sus árboles y plantas florales haciendo de separadores viales. La primera imagen que te da el país es inmejorable. País pequeño, 25km cuadrados, segunda renta per cápita mundial y centro financiero del Sudeste asiático. Todo está impecable. Todo está pensado y trazado con tiralíneas. Esta imagen de perfección ya la iré modulando en los próximos días puesto que no todo es perfecto, excepto la primera impresión.

Ahora descansamos 3 horas y luego nos esperan las dos primeras visitas. El reto será aguantar hasta la noche.

 

Klingande – Jubel

Vídeo

Este saxo nos va a mantener despiertos y, esperemos, nos ayudará a parar el impacto del brutal cambio de horario del primer vuelo. Salimos el martes de BCN a las 10am y aterrizamos a las 5 am del miércoles en Singapore, esto es las 23h del martes en BCN. Es decir, tocará aguantar como jabatos todo el día 7 en Singapore